Select Page

Tratar de poner en alto el ingrediente mexicano de excelencia

Olivier Deboise se describe a sí mismo como “un chef gitano”. Un chef en constante movimiento desde sus inicios: primero en Francia, donde aprendió junto al chef Franck Provost, luego en México; en Guadalajara, la Riviera Nayarit, el St Régis de la Ciudad de México y hoy, en San Miguel de Allende en el restaurante Aperi. Desde hace un año, este chef, enamorado de la tierra, se expresa sin límites, trabajando lo más cerca posible de los productores y de sus productos. En septiembre 2018, LEI organizó su primera Chefs’ Table con tres chefs y amigos – Pablo Salas, Mao Montiel y Olivier Deboise – que nunca habían tenido la oportunidad de cocinar juntos. De esta noche, recordamos la gran generosidad de cada uno, una complicidad inquebrantable y este singular y excepcional maridaje de un camarón con una tarta de limón desestructurada por Olivier Deboise. 

¿Cómo explicas la filosofía detrás de tu cocina? Es una cocina respetuosa con su entorno, que trata de poner en alto el ingrediente mexicano de excelencia, con buena técnica y poca pretensión.

¿Cómo explicas la idea detrás de tu concepto de lugar/restaurante? Es un restaurante de Cocina Americana Contemporánea con toques locales (así lo definen ellos).

¿Quiénes te han influenciado profesionalmente? Erick Provost (mi chef mentor) Jorge y Jerry (Ilatina Guadalajara) Joël Robuchon (mi chef mentor nos dio su escuela).

¿Cuál es tu fuente de inspiración? Mi esposa y mis hijas, el entorno en el que cocino, los bocados que he probado y son imborrables.

¿Podrías dar el nombre de algún platillo que caracterice tu cocina? ¿Un platillo que sea insignia para ti? No tengo platillos insignia. En este momento, dos que me representan bien son la tostada de atún y la ensalada de poro confitado y cecina de Wagyu.

¿Cuáles son tus metas y ambiciones como chef, así como para tu restaurante? Ser feliz.